domingo, 20 de agosto de 2017

SOLTAR



SOLTAR

Soltar,
dice el cartel de la puerta de salida
a tanto sufrimiento.
A tanta tristeza
y abatimiento.

Pero mi alma pregunta:
-¿Cómo puede el ungüento,
formar parte de la herida?
-¿Cómo la solución es morir al silencio,
y es justo ahí donde muero?

Sé que esto es lo mejor
que aunque muy enmascarado
por el dolor,
es otro tipo de amor.

Un amor que se sacrifica
por el bien de todos.
Entendiendo
que si no se puede dar completamente
mejor desaparecer
y hacerse a un lado.

Más de 800 vidas
para entender esto
y aún no lo entiendo.

Quisiera parar este dolor
pero sé que no puedo,
quisiera escuchar tu voz
susurrando en mi oído
pero sé que eso
es solo un sueño.

Quisiera saber de ti
de tus buenos y malos tiempos,
quisiera no tener que cruzar esta puerta
por que sé que al otro lado
no hay camino de regreso.

Soltar, soltarse
hemos de aprender
e interiorizar esto.
Pero como duele
renunciar a un alma tan grande
a tan digno encuentro.

Sé que este es el camino
pero aún en estas horas tristes
no me animo a emprenderlo.

Mi alma se alza
en señal de protesta,
manifestando y gritando al Universo
que encuentre otra salida
a este encierro.

Que no es justo que soltar
sea la senda a seguir
después del amor
después del crecimiento
después del trabajo hecho.

Qué dicen que es lo mejor
pero yo todavía
en estas horas
me niego, no quiero.
Por más que me expliques
no entiendo
que soltar sea el remedio,
pues este duele más
que el motivo por el qué hacerlo.
Más que remedio pues...
a mi pobre entender
es agonizar todavía más lento.


Olga Bernal



No hay comentarios:

Publicar un comentario